HISTÓRICO CERRADO. Rest. Patio Martín. Valladolid.

47008 Valladolid.

GANÓ EL CAMPEONATO DE ESPAÑA DE TORTILLAS DE PATATAS EN 2005 Y 2007.

Cesi Cabello y su familia emprendieron su actividad en la hostelería en 2001, fecha en la que adquirieron sus negocios, primero en Simancas y, luego,  en Valladolid, donde desarrollaban  una cocina tradicional, siendo la estrella su tortilla de patatas. Que guisaban según una antigua receta familiar, heredada de la madre y que siempre se ofició en casa. Proceder que no tiene nada de particular y cuyo secreto hay que buscarlo en la mano, el don del gusto, la intuición… y hasta el azar.
La proporción viene a ser de tres patatas pequeñas por cuatro huevos y una cebolla, cantidades destinadas para cuatro raciones. Las patatas, de un extremo a otro, se laminan a lo ancho en trozos hermosos. La cebolla se corta en juliana crecida. Ambos ingredientes se salan en un bol. Se echan a una sartén de paredes altas colocada a fuego vivo con abundante aceite de oliva, que cubra las patatas y la cebolla, cuando esté hirviendo. Habrá que freír ambos ingredientes alegremente entre 17 y 20 minutos; es el ojo el que determinará exactamente cuánto tiempo han de estar hasta dorarse y quedar hechas. Se sacan, se escurre meticulosamente el aceite y se agregan a un bol en el que estarán batidos los huevos hasta mostrarse esponjosos. Se tienen unos segundos, lo justo para que se homogeneice. El conjunto se echa a la sartén de paredes altas, untada levemente con aceite, cuando esté empezando a humear. La tortilla tiene que ser algo alta, de un par de dedos, por lo que el diámetro de la sartén tiene que ser relativamente pequeño. Pasado un minuto, a fuego vivo, se da la vuelta a la tortilla, con la ayuda de un plato de barro, volviéndola a incorporar a la sartén, donde seguirá haciéndose intensamente, de manera que quede jugosa por dentro y dorada por el exterior; otro minuto aproximadamente, o algo más. En ese tiempo se pasa un tenedor entre la tortilla y las paredes de la sartén para que no se pegue.
Para completar el menú, nada como solicitar alguno de entre los varios asados a la brasa que se ofrecen: chuletas de añojo y ternera, chuletillas de lechazo, queso a la parrilla, etc.

 

47008 Valladolid.

Zorrilla, 119.

Añadir reseña

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Servicio
Precio
Dirección
Limpieza